Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Vialidad: la defensa de Cristina Kirchner esquivó explicar los chats sobre el "plan limpiar todo"

Los mensajes en el celular de José López fueron parte de los alegatos de la defensa de Cristina Kirchner, en el juicio por el presunto direccionamiento de la obra pública vial a favor de Lázaro Báez. Los fiscales hablaron del "plan limpiemos todo" en referencia al cierre de la empresa Austral Construcciones en diciembre de 2015.

Carlos Beraldi, el abogado de la Vicepresidenta, intentó rebatir el concepto de los fiscales, aseguró que los mensajes no implican a Cristina Kirchner, que de "26.000 comunicaciones, los fiscales eligieron cuatro" y negó una reunión en Río Gallegos entre su defendida con Lázaro Báez. No se refirió al mensaje de Báez que menciona a la "señora", ni aquellos en los que se habla de Máximo Kirchner.

La Fiscalía denunció un sistema que funcionó durante doce años generando un millonario perjuicio al Estado. En números: Lázaro Báez recibió de manera irregular 51 licitaciones por $ 46.000 millones. El fiscal Diego Luciani se refirió a una ventana de tiempo particular en un tramo, noviembre-diciembre de 2015, cuando Cristina Kirchner transitaba los meses finales de su gestión.

Para el Ministerio Público Fiscal los mensajes que dio a conocer "exponen un sistema espurio de relaciones, un esquema de corrupción a favor de Lázaro Báez". Se refirió en este punto al abandono de 24 rutas que tenía en pleno desarrollo el Grupo Austral, todas esas obras -sin embargo-, la mayoría habían sido adjudicadas hace más de ocho años. El común denominador eran los retrasos en el cumplimiento de los plazos de obras y la constante redeterminación de precios.

Lo que sucedió es que responsabilizando a la incipiente gestión de Mauricio Macri, el ex socio comercial de los Kirchner dijo que ante la cesación de pago la empresa no podía continuar operando. De su actividad dependían 3.000 trabajadores y sus respectivas familias.

En el contexto de esa circunstancia Luciani habló del "plan limpiar todo" en referencia a un mensaje de José López que recibió Julio Mendoza, días previos al cierre definitivo de la constructora de Báez que inició su actividad en mayo de 2003.

El universo de comunicaciones era amplio: incluía a Rocío García, entonces pareja de Máximo Kirchner, y mensajes de Báez hablando de "la señora". Carlos Beraldi al sostener que el plan limpiar todo "nunca existió", no habló de esos intercambios de whatsapp.

Los mensajes de López y la reunión en Olivos

El 24 de noviembre, según se desprende de los mensajes analizados, José López pautó una "reunión urgente" con el presidente de Austral Construcciones. Se encontraron en el hotel Continental a las 16, ubicado en Diagonal Norte, fuera del ámbito ministerial.

Al día siguiente de esa reunión, López le envió un mensaje al celular del secretario privado de la ex Presidenta para reunirse en Olivos. Cuando le confirman que esa reunión iba a ser a las 11.30, López "le manda un mensaje a Julio Mendoza quien le pide que haga fuerza 'al Negro'", como apodaban a Báez.

El encuentro en Olivos concluyó y Mendoza le pregunta a José López "qué novedades hay, supe que ya saliste de la reunión". Para Luciani "era evidente que esa reunión con Cristina Kirchner tenía que ver con Lázaro Báez y la situación de Austral".

El intercambio por whatsapp continuó. "Tenés que estar en Río Gallegos el lunes antes del mediodía si no se implementa el lunes luego es tarde",  dijo el mensaje de José López al presidente de Austral Construcciones después de la reunión en la quinta de Olivos.

Para la Fiscalía lo que debía implementarse era "el plan de sacar a las empresas de Báez" y garantizarse "el cobro de las certificaciones pero dejar de operar", dijo el fiscal. En función de ese programa, López le pidió que el lunes a primera hora Mendoza, le mande "nómina del personal, quincenal, liquidación final y fondo de desempleo".

La decisión de "la señora"

El presidente de Austral Construcciones le responde, con total familiaridad lo siguiente: "¿Qué sos el auditor?". La explicación brindada por el entonces secretario de obras públicas, fue "más sorprendente aún", dijo Luciani: "Lunes para que la señora NVA y tome decisiones". Para el fiscal "puede ser en realidad para que la señora vea y tome decisiones, lo que muestra la connivencia de todos ellos". La señora es Cristina Kirchner.

El próximo mensaje era una orden de López: "esto es hasta el 15 de enero". La respuesta de Mendoza fue inmediata porque no decodificaba lo que el funcionario le estaba ordenando: "no entiendo" le dijo. Allí, el ex secretario de Obras Públicas dio más precisiones sobre el plan puesto en marcha mientras Cristina Kirchner comenzaba a despedirse de la Casa Rosada, y le dijo: "Limpiar todo. Ok". Y agregó: "no dejar sensación nunca más de retomar las obras".

El mensaje siguiente fue aún más contundente. Mendoza garantizó eficiencia, "el lunes limpiamos todo" y López cerró la charla con otra precisión: "Que no hay que dar sensación de fuga" en las obras.

Julio Mendoza en su rol de presidente de la constructora de Báez, obediente al paso a paso del plan que le iba dictando López, le aseguro: "el plan es Neutralización, despido, pago, después acomodamos, lo que quieran". Esto "es exactamente lo que pasó", dijo el fiscal Luciani "se siguió el plan, es indignante señores jueces".

Sobre esos mensajes la defensa de Cristina Kirchner no hizo ni una sola mención. Tampoco sobre aquellos en los que se habló de su hijo Máximo Kirchner.

Al concluir la reunión del 27 de noviembre con Cristina Kirchner en Olivos, el ex integrante del ministerio de Planificación Federal envía el siguiente mensaje: "Hola, me pidió Cristina que lo vea a Maxi hoy", quien lo recibió fue Rocío García, quien estaba en pareja con el líder de La Cámpora.

"Intento coordinar", respondió García. No hubo más referencias al respecto, con lo cual tampoco se señaló si esa reunión se concretó.

La defensa de Cristina Kirchner tampoco hizo alguna mención sobre esos mensajes.

Pasaron algunos días y el 30 de noviembre Mendoza le mandó un mensaje a López: "Para redondear tu idea porque llega la señora a la tarde y L se junta con ella". El fiscal Luciani dijo que "la señora era Cristina Kirchner y L era Lázaro Báez”.

Sobre los intercambios de mensajes anteriores la defensa de la Vicepresidenta no dijo nada, pero aclaró que la reunión no existió porque ese lunes Cristina Kirchner estaba en Río Negro en un acto y reprodujo el video de la actividad oficial. Allí cargó duramente contra los fiscales a quienes acusó de formular una imputación "calumniosa" y que "usaron esto como parte de la asociación ilícita y es falso".

Cristina Kirchner en un tuit horas después, retomó ese mismo argumento. Dijo que era una mentira de la fiscalía y dijo "más que fiscales parecen trolls" y citó a Juan Domingo Perón: "Se vuelve de todo, menos del ridículo".

Es Lázaro Báez quien aparece en el intercambio de mensajes después. "José atendeme un minuto Lázaro gracias", e insistió: "Es para coordinar con lo que me dijo la señora, gracias". El Ministerio Público Fiscal interpretó que se refería a Cristina Kirchner, como resultado de alguna conversación mantenida o encuentro. Esa comunicación fue el 2 de diciembre pasada la medianoche.

Sobre aquellos mensajes, Beraldi sólo dijo: "Son sólo circunstancias que refieren a Cristina Kirchner, pero no hay ningún mensaje que la involucre". Entonces habló de una "falsa historia" a través de la cual "la fiscalía nos quiso hacer creer con esos mensajes del teléfono del señor López que es que Cristina Kirchner delineó el plan limpiar todo en base a un mensaje".

Así fue, en función de este "plan limpiemos todo" -dijo la Fiscalía- que un total de 24 de las 51 licitaciones adjudicadas a Lázaro Báez quedaron inconclusas. El funcionario designado por Alicia Kirchner en Vialidad Provincial emitió un informe donde se sostuvo "que las obras fueron abandonadas por la contratista y que por ese motivo se tuvieron que rescindir los contratos".